No, es verdad: la noche no es hermosa.

El hombre del tiempo predice lluvias,

granizo, tormenta, ambiente inestable,

desapacible, niebla, viento frío.

  

Todos los males ocurren de noche,

cuando no hay luz y no hay nadie a tu lado.

Alguien llora en el cuarto de los niños

y estás sin velas que ahuyenten su miedo.

  

(Pero a veces, de noche, se encendía

una luz, y una mano se acercaba,

te acariciaba, sentías un beso

  

en la frente y cerrabas los ojos

de nuevo, tan tranquilo como siempre,

cuando el lobo no salía a cazar.)

  
 
Fotografía: José Carlos Nievas